Home » Problemas » Adolescentes y niños » Celos infantiles

Celos infantiles

CELOS EN LOS NIÑOS

images (2)Los celos en los niños son un sentimiento de envidia y frustración que va dirigido a las personas que consideran que no les corresponden emocionalmente como deberían. El niño sufre unas reacciones emotivas muy similares a la ansiedad. Lo más común es que estén provocados por la rivalidad entre hermanos, suelen aparecer con la llegada de un nuevo miembro a la familia. El niño reclama las atenciones que antes recibía  él solo y ahora tiene que compartir. Los sentimientos que experimenta el niño de no estar atendido de la misma manera que antes pueden ser reales, pero lo normal es que sean irreales. Los padres sí le prestan atención pero el niño siente que no es así.

Los celos los experimentan todos los niños, son normales y evolutivos,  no tiene por qué ser un motivo de consulta al psicólogo. Los niños lograran superarlos. En los casos en que los padres viven la situación con mucha ansiedad o en que los celos son muy intensos y afectan al desarrollo normal del niño o en que deterioran la convivencia familiar o cuando los celos se mantienen después de los 5 años,  sí es necesaria la consulta al psicólogo. Los niños con celos no superados pueden llegar a tener  un desarrollo anómalo de la personalidad, apareciendo síntomas como agresividad, inseguridad, regresiones o problemas en las relaciones como terquedad, desconfianza o envidia.

CAUSAS:

imagesLos celos entre hermanos son debidos a factores ambientales, evolutivos y de carácter o personalidad del niño.

Evolutivamente se dan de los 2 hasta los 4 o 5 años, coincidiendo con el momento que el niño necesita más atención y cuidados. Al nacer otro hermano estas atenciones tienen que ser compartidas.

Los niños que en sus primeros años de vida han sufrido carencias afectivas, aunque más tarde hayan sido normalizadas, pueden manifestar celos al nacimiento de un hermano. Son niños que continúan teniendo una necesitad  continua de afecto y les cuesta compartir las atenciones con otros. También se da el caso contrario, en que el niño ha recibo un trato excesivamente protector, y puede manifestar celos al sentirse desatendido cuando tiene que compartir con un hermano.

Otras causas de celos son atribuibles al ámbito familiar, donde los padres pueden manifestar más atención hacia uno de los hijos, por razones diversas, como que el otro niño es más extrovertido, inquieto, está enfermo…

Es importante  también el cambio que puede percibir el niño cuando después del nacimiento de su hermano, la madre tiene un cambio en su comportamiento o estado de ánimo. El niño puede percibirlo  como debido a la llegada de su hermano.

 

SÍNTOMAS

Los celos en los niños pueden aparecer en el hermano mayor o en el menor. El más típico es el que manifiesta el mayor al nacimiento de un hermano al tener que compartir todos los privilegios que antes eran solo para él. Pero, a veces, el hermano menor también sufre estos celos cuando tienen que rivalizar  con el mayor, o tiene un deseo exagerado de poder hacer lo mismo que su hermano. Se muestran con los siguientes síntomas:

  • Sensibilidad: cambios de humor, lloros frecuentes, sentimientos de tristeza manifestadosimages (7)
  • Apatía:
  • Conductas eruptivas: pegar al  hermano, padres o animales cercanos, o agresividad hacia objetos
  • Negativismo: responder con el “no” a la propuesta que antes le gustaba o a cualquier nueva propuesta que en principio debería serle atractiva.
  • Regresiones: volver al habla o a los gestos más infantiles, chuparse el dedo,  hacerse pi-pi en la cama, pedir cuidados que por su edad ya tenía superado ..
  • Problemas con la alimentación: pérdida de apetito o ser selectivo con los alimentos
  • Alteraciones en el sueño: despertarse frecuentemente por la noche, ir a la cama de los padres, pesadillas, insomnio…
  • Culpabilizar a los otros de sus acciones y no reconocer sus errores.
  • Somatizaciones: el niño puede llegar a tener malestar físico, dolores abdominales, de cabeza, vómitos, diarreas….

INTERVENCIÓN EN CELOS INFANTILES

 images (5)Lo más natural es prevenir que se presente esta reacción en el niño. Para ello los padres deben mantener en el ámbito familiar un comportamiento que no favorezca la parición de los celos en sus hijos, no haciendo comparaciones, no prestándole una atención excesiva ni mínima, estableciendo pautas educativa de cooperación y reforzamiento de la personalidad en el niño …

Pero una vez que los celos estén presentes, si estos causan sufrimiento  y malestar en el niño y la familia, o son persistentes, debe de acudir a un gabinete de psicología.

Lo primero que haremos en el gabinete es observar las conductas que causan el conflicto. A partir de ahí haremos una intervención ajustada en el caso específico del niño, que puede ser del tipo:

  • Autoestima, evitando comparaciones en los afectos y capacidades y dando hábitos de cooperación, confianza en los otros…
  • Intervención en las conductas no deseadas y refuerzo de otras adecuadas.
  • Intervención en el ámbito familiar para observar las conductas que estén propiciando los celos y dar pautas de actuación.

Aquí puede encontrar un Cuestionario de celos  infantiles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *