Home » Problemas » Adultos » Ansiedad

Ansiedad

QUÉ ES LA ANSIEDAD 

IMG_0268La ansiedad es un mecanismo de defensa universal, común y necesario para la supervivencia. Gracias a ella podemos enfrentarnos a situaciones cotidianas que nos requieran una cierta tensión o alerta tanto en el trabajo, en casa o en cualquier circunstancia: un examen, una entrevista de trabajo, la defensa de un proyecto…

Deja de ser normal y adaptativa cuando continúa en el tiempo y produce sufrimiento. Esta ansiedad ya es patológica. Provoca respuestas de evitación manteniendo un estado de alerta prolongado sin justificación ninguna. La ansiedad se traduce en síntomas psicofisológicos como sentimientos de malestar, preocupación, tensión, inseguridad, como sensación de ahogo, dolor en el pecho, insomnio, pesadillas, miedo a salir de casa, falta de concentración, temblor, mareo…

La ansiedad la podemos ver cómo un síntoma de una cierta estructura de personalidad que tiene problemas en la manera de relacionarse consigo misma o con los demás.

TIPOS 

 CAUSAS

La ansiedad suele aparecer después de un suceso estresante y se convierte en patológica cuando persiste. Cuando se establece, la ansiedad se va a seguir manifestando aunque la causa desencadenante ya no se de. Se ha adquirido el hábito de preocuparse y de evitar situaciones difíciles y se vive con la preocupación continua de que pueda pasar algo, por ejemplo contraer una enfermedad, no ser aceptado por los compañeros…

Por la tanto las causas son tantas como posibles situaciones de estrés se presenten, miedos a perder el trabajo,situación de evaluación o exámenes, temor a contraer enfermedades, poca habilidad social, muertes, separaciones, celos,… Ya que las causas son muchas, es importante establecer el origen para poder abordar el problema.

SÍTOMAS 

hombre manos peque

  • Físicos: Taquicardia, palpitaciones, opresión en el pecho, falta de aire, temblores, sudoración, molestias
    digestivas, náuseas, vómitos, “nudo” en el estómago, alteraciones de la alimentación, tensión y rigidez muscular, cansancio, hormigueo, sensación de mareo e inestabilidad. Las alteraciones más graves cursan con insomnio, trastornos de la alimentación y disfunciones sexuales.
  • Psicológicos:Inquietud, agobio, sensación de amenaza y peligro, inseguridad, sensación de vacío, temor a perder el control, recelos, sospechas, incertidumbre, dificultad par tomar decisiones. En casos extremos, temor a la muerte, a la locura. Suicidio.
  • De conducta: Estado de alerta e hipervigilancia, bloqueos, torpeza o dificultad para actuar, impulsividad, inquietud motora, dificultad para estarse quieto y en reposo. Estos síntomas vienen acompañados de cambios en la expresividad corporal y el lenguaje corporal: posturas cerradas, rigidez, movimientos torpes de manos y brazos, tensión en las mandíbulas, cambios de voz, expresión facial de asombro, duda o crispación.
  • Cognitivos: Dificultades de atención, concentración y memoria, aumento de los despistes y descuidos, preocupación excesiva, expectativas negativas, rumiación, pensamientos distorsionados e importunos, incremento de las dudas y la sensación de confusión, tendencia a recordar sobre todo cosas desagradables, sobrevalorar pequeños detalles desfavorables, abuso de la prevención y de la sospecha, interpretaciones inadecuadas, susceptibilidad, etc.
  • Sociales: Irritabilidad, ensimismamiento, dificultades para iniciar o seguir una conversación, en unos casos, y verborrea en otros, bloquearse o quedarse en blanco a la hora de preguntar o responder, dificultades para expresar las propias opiniones o hacer valer los propios derechos, temor excesivo a posibles conflictos, etc.

TERAPIA 

IMG_0321Cuando los temores y preocupaciones son grandes y perdurables se convierten en trastornos de ansiedad. Esta ansiedad
interfiere en la vida cotidiana. Este es el momento de pensar en la necesidad de ayuda psicológica, porque se puede
llegar a normalizar la actividad diaria. No es necesario vivir con ese sufrimiento.

A través de la terapia, las personas aprenden a entender que son ellas mismas las que influyen en los síntomas o trastornos de ansiedad. Van a ir encontrando la forma de que la ansiedad y temores vayan siendo menos intensos hasta que sean soportables y funcionales. En la terapia aprenderán mecanismos para ir tolerando paulatinamente situaciones de temor en un medio contralado en el que se sientan seguras.

La terapia ayuda a:

  • A entender los pensamientos distorsionados de situaciones cotidianas y aprender a controlarlos, por ejemplo, que se va a caer el avión, que no puedo ir al mercado porque la gente me va a aplastar, no puedo ver la televisión porque van a aparecer imágenes que me dan miedo…
  • Reconocer los pensamientos que les causa pánico y reemplazarlos para que disminuya la sensación de estrés.
  • Manejar el estrés y buscar la relajación cuando se presenta.
  • Cambiar los pensamientos negativos de problemas graves, ante situaciones cotidianas menores.

Irán encontrando poco a poco que cada vez el sufrimiento es menor, la ansiedad y los temores van a ir disminuyendo hasta eliminar los síntomas que no le permitían volver a la vida normal.  Para ello son necesarios varios meses de terapia, pero a las pocas semanas se empieza a notar progresos.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *