Home » Problemas » Adultos » Depresión

Depresión

 

DEPRESIÓNDepresión

La persona se siente como hundida, con un peso agobiante sobre su existencia, sobre su vitalidad, que cada vez le entorpece más y más para vivir en plenitud.

El deprimido siente un cambio en su estado de ánimo, en el comportamiento y en la forma de pensar,  tiene afectadas las funciones mentales y físicas. Se siente inútil, sin salidas y con sentimientos de darse por vencido.

La depresión clínica puede afectar a cualquier personal. Provoca desinterés en el día a día, problemas en el trabajo, desganas por las relaciones personales, influye negativamente en sus enfermedades y puede llegar al suicidio.

El síntoma más característico es la tristeza, una tristeza anormal, muy intensa y persistente. La tristeza es un estado de ánimo normal, una persona cuando está triste no tiene por qué estar deprimida, puede ser por un mal día o una circunstancia determinada. La tristeza del deprimido le lleva a un estado de ánimo constante y permanentemente decaído. Si la tristeza dura más de dos semanas se debe buscar ayuda, porque sentir tristeza es normal pero no lo es estar deprimido.

TIPOS

  • Distimia: Forma crónica de depresión con estado de ánimo frecuentemente bajo.
  • Doble depresión: Cuando a la distimia se le añade una situación adversa en la vida, pérdida de empleo, muerte de ser querido, divorcio…
  • Depresión atípica: La persona tiene aspecto pasivo y sin energía, mucho apetito, mucho sueño, cansancio y hipersensibilidad.
  • Depresión bipolar o estado maníaco depresivo: Cursa con dos estados de ánimos diferentes, maniaco y depresivo. Unas veces se dan con alternancias pero otras veces se dan periodos estables . Los síntomas depresivos se mezclan con ansiedad, fuga de ideas, insomnio e irritabilidad.
  • Trastorno afectivo estacional (TAE): Cuando los transtornos depresivos aparecen siempre ligados a una estación del año.
  • Depresión en niños: Como el adulto, el niño presenta una situación de tristeza anormal y prolongada. A veces es un reflejo de la depresión de un adulto cercano.
  • Trastorno disfórico premenstrual: Puede desencadenar episodios de tristeza, irritabilidad y aumento del apetito. Aparece en la semana anterior al período menstrual.
  • Depresión en el embarazo: Es común que aparezca entre el primer y tercer trimestre del embarazo.
  • Depresión posparto: Cursa con sentimientos de culpa, estados de fatiga e insomnio. Puede aparecer desde los primeros días hasta semanas después del parto. Los síntomas depresivos duran más de dos semanas.
  • Depresión menopáusica: Se presenta en las mujeres cuando están con la menopausia. Cursa con sensación de tristeza, angustia, ansiedad, sofocos e insomnio. A veces va ligada a crisis en la pareja.
  • Depresión en ancianos: A los síntomas de la depresión se le añaden la disminución de las actividades cognitiva, como pérdida de memoria y poca capacidad de concentración. Estos síntomas se pueden confundir con los propios de la edad, la demencia senil o incluso con la enfermedad de Alzheimer.

BANCO PEQUECAUSAS

La depresión puede presentarse por factores genéticos, orgánicos y psicológicos, o a varios a la vez. Es frecuente después de una pérdida, muerte de un ser querido, en la separación de pareja, cuando se pierde el trabajo, cuando existen problemas familiares de cualquier índole, en estado de soledad, en los cambios sociales…

SÍNTOMAS Y DIAGNÓSTICO 

Sentimientos:

  • Ánimo abatido. Es descrito como el sentimiento de tristeza.
  • Sentimientos negativos hacia sí mismo. Hay un sentimiento generalizado de desagrado sobre sí mismo.
  • Insatisfacción. Se pierde el interés y el gusto por realizar actividades.
  • Indiferencia afectiva. Hay una disminución del interés en algunas actividades, en el afecto o preocupación por otras personas.
  • Accesos de llanto. Las personas deprimidas lloran sin razón aparente, tienen más ganas de llorar o lohacen con más frecuencia que cuando no están deprimidas.
  • Pérdida del sentido del humor. Muestran una actitud diferente al humor a como lo hacen generalmente. Las cosas que les causan gracia e interés dejan de hacerlo.

Manera de pensar:

  • Baja valoración de sí mismo. Hay una autoevaluación y una baja autoestima.
  • Sentimientos de desesperanza. Hay una actitud pesimista en el presente y hacia el futuro.
  • Auto-acusaciones y autocrítica. Hay una tendencia a criticarse a sí mismos, encontrarse deficiencias y a reprocharse.
  • Indecisión. Hay dificultad para tomar decisiones y presentan cambios de opinión. Asimismo hay dificultad para decir entre distintas alternativas.
  • Distorsión de la imagen corporal. Las personas deprimidas se preocupan mucho por su aspecto físico y, tienden a valorarlo negativamente, o contrariamente, se niegan a cuidar su imagen corporal.
  • Pensamientos negativos de incompetencia. Se presentan sin que exista una justificación clara y objetiva.

Motivacionales:

  • Aumento de la dependencia. Es el deseo de recibir ayuda. Sobrepasa la necesidad real y puede tener importantes consecuencias.
  • Parálisis de la voluntad. A las personas deprimidas se les dificulta ponerse en movimiento, incluso para realizar actividades cotidianas y elementales como comer, trabajar, estudiar, dormir, hacer ejercicio, etc.
  • Deseo de evasión, escape o aislamiento. Consideran sus actividades cotidianas como aburridas y sienten la necesidad de aislarse. Sueñan despiertos y se alejan de la gente.
  • Deseos suicidas. Es el deseo de querer estar muerto o de querer matarse. Este puede ir desde la simple idea hasta la realización del acto suicida.

Físicas:

  • Desórdenes alimenticios. Presentan un aumento o disminución en el apetito y en la forma de comer. bailarina peque
  • Trastornos del sueño. Estos pueden presentarse de diferentes maneras, son aquéllos en los que hay un aumento en las horas de sueño, existe dificultad para dormir, existe insomnio o el sueño es muy ligero e inclusive se presentan pesadillas.
  • Disminución de la libido. Se presenta una disminución en el interés en las relaciones sexuales.
  • Fatiga. Aumenta el cansancio, esta sensación puede describirse como una pérdida de energía, un estado de agotamiento que permea el cuerpo por completo.
  • Sudoración. Se padecen ataques repentinos, comúnmente asociados con sensaciones de pánico.

Cualquier persona que experimente síntomas depresivos debe ser diagnosticada y tratada.

En este enlace encontrarás un test de autodiagnóstico.

La depresión a menudo coexiste con otras enfermedades. Tales enfermedades pueden presentarse antes de la depresión, causarla, y/o ser el resultado de esta. Estas otras enfermedades concurrentes deben ser diagnosticadas y tratadas.

  • Los trastornos de ansiedad, tales como el trastorno de estrés postraumático, el trastorno obsesivo-compulsivo, el trastorno de pánico, la fobia social, y el trastorno de ansiedad generalizada, acompañan frecuentemente a la depresión.
  • El abuso o la dependencia del alcohol o de otras sustancias también pueden ser coexistentes con la depresión.
  • La depresión a menudo coexiste con otras condiciones médicas como enfermedad cardiaca, derrame cerebral, cáncer, VIH/SIDA, diabetes, y la enfermedad de Parkinson.

TERAPIA IMG_0332

A veces nos sentimos tristes y con sentimientos negativos, pero estos sentimientos son ocasionales o con una justificación, y con el tiempo desaparecen. Cuando hablamos de  trastornos depresivos, estos sentimientos afectan al desempeño normal de quién lo padece, le produce un intenso dolor y  necesita tratamiento para poder volver a la normalidad. La depresión es una enfermedad tratable. Con ayuda y apoyo se puede curar.

Hay varios tipos de terapias psicológicas para tratar la depresión. Algunas son de corto plazo (10 a 20 semanas) y otros son de largo plazo según las necesidades del individuo. Entre las resolutivas se encuentran, la terapia cognitivo-conductual y la terapia interpersonal, las cuáles han probado ser efectivas en el tratamiento de la depresión. Al enseñar nuevas maneras de pensar y de comportarse, la terapia cognitivo-conductual ayuda a las personas a cambiar los estilos negativos de pensamiento y de comportamiento que pueden contribuir a su depresión. La terapia interpersonal ayuda** (a las personas) a entender y resolver relaciones personales problemáticas que pueden causar o empeorar la depresión.

Podemos volver a tomar el control de nuestras vidas. No necesitamos vivir sintiéndonos ansiosos, tristes e inútiles. Tampoco necesitamos pasar noches en vela.

           

Post Tagged with,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *