Home » Problemas » Parejas » Terapia de Parejas

Terapia de Parejas

QUÉ ES LA TERAPIA DE PAREJA

image

La terapia de pareja es un recurso utilizado por muchas personas para intentar resolver los conflictos que pueden surgir dentro de la relación. Cuando en la relación de pareja existen problemas que no se logran solucionar y se van manteniendo en el tiempo, estos problemas no resueltos van deteriorando cada vez más la relación generando conflictos que puede llegar a romperla. También aborda parejas que no están en crisis para solucionar pequeños enfrentamientos, por ejemplo, problemas de comunicación, para prevenir futuros conflictos y tener una relación más armoniosa y duradera, así como fortalecer sus vínculos y conocerse mejor el uno al otro.

La convivencia entre las personas es un proceso complicado, van surgiendo roces provocados por esa convivencia y  por adaptación a los cambios que se van dando con el tiempo en el seno de la pareja, situación laboral, hijos, amistades. Pero cuando esos recursos adaptativos fallan o no se han generado, va surgiendo malestar, aumenta la insatisfacción dentro de la relación. Esto es lo normal y ocurren en todas las parejas. Los problemas se van resolviendo en mismo seno de la pareja, pero hay ocasiones que se resuelven mal, por ejemplo cuando siempre le toca ceder a uno, o no se llegan ni a plantear, se van dejando pasar. En estos casos es cuando se generan problemas que es imposible o muy difícil resolver en la propia pareja, es necesario recurrir a la terapia de pareja. En algunos casos la crisis es tan profunda que es irresoluble, aquí el psicólogo actúa como mediador para la separación. Otras veces lo que se demanda es, una vez separados, que actué como mediador para los conflictos que surjan con los hijos.

QUÉ PROBLEMAS SE ABORDAN EN LA TERAPIA DE PAREJA

Los problemas por los que una pareja suele  acudir a terapia son los que surgen dentro de la relación, son del tipo:

  • Problemas  afectivos, celos, envidia, desilusión o frustración por no ser lo que se esperaba, infidelidad, ira…
  • Problemas de comunicación, desacuerdos, discusiones frecuentes
  • Problemas familiares, domésticos, financieros
  • Problemas con los hijos. Conflictos en su educación
  • En el transcurso de las sesiones se consigue una conversación donde se plantean tanto los problemas actuales como los que se repiten a lo largo del tiempo y que dificultan que la relación se desarrolle fluidamente.

CUÁNDO IR A TERAPIA DE PAREJA

Lo habitual es que la pareja acuda a terapia cuando está a punto de separarse, pero es preferible acudir antes de que se llegue a ese punto. Podríamos decir que hay tres momentos claves: antes de una separación, durante el proceso de separación y tras la separación. Antes de las crisis de la pareja, el papel del psicólogo puede ser muy diverso. En primer lugar tendríamos un enfoque más clínico, es decir, como terapeuta de pareja con el objetivo de buscar soluciones al conflicto existente. Esta suele ser la intervención más frecuente aunque no es la única. Otra forma de intervención sería la actuación como mediador.

Cualquiera de estos casos son objeto de consulta inmediata:

  • La falta de comunicaciónIMG_0346
  • Discusiones frecuentes que no llegan a ninguna solución
  • Sentimientos de celos
  • Desgana a participar de las actividades que realiza la otra persona
  • La desaparición del deseo sexual.
  • La carencia afectiva o la insatisfacción sexual
  • El menosprecio por el otro
  • Ceder en los gustos o inquietudes y dejar de hacer lo que deseo por él o por ella.
  • Que la convivencia se vuelva intolerable
  • Un excesivo grado de exigencia recibido por parte de la pareja llegando a producir angustia, sentimiento de culpa y agresividad
  • La pérdida de respeto: agresiones verbales, maltrato psicólogico o físico
  • Cuando la relación se ve afectada por la intervención constante de familiares cercanos de la pareja.

INTERVENCIÓN EN LA TERAPIA DE PAREJA

Durante la terapia se analizan los conflictos para comprenderlos, se aprende a resolver problemas y discutir problemas sin peleas, a reconocer los opiniones  que se deben cambiar por erróneos, a indagar en los comportamientos que se deben modificar cada uno y aprender a hacerlo, a comprender y a aceptar al otro y las diferencias entre ambos.

Lo primero que realiza el l psicólogo es una evaluación de la situación, a nivel individual y de pareja,  para conocer cuáles son los problemas existentes y los objetivos que desean alcanzar con la terapia. Una vez que se han definido las conductas envueltas en ellos, se establece el programa de tratamiento seleccionando las técnicas específicas que permiten el cambio. A continuación se listan las estrategias generales que se siguen dependiendo de los objetivos

En la terapia el psicólogo tiene que: 

  • pareja pequeQue establecer el motivo de por qué vienen:
  • Que planteen cada uno lo que considera problemático en la relación, qué es lo que les hace enfrentarse y sentirse mal.
  • Cuando comenzó el problema y su evolución.
  • Cómo y cuándo se producen las discusiones.
  • Sentimientos de cada uno cuando aparecen los problemas.
  • Qué intentos hacen para evitarlos, qué soluciones han tomado.
  • Se tiene que exponer el compromiso de cada uno por la pareja, las expectativas, lo que supone de desgate para cada uno, lo positivo que le aporta.
  • Se hace un resumen de la historia de la relación desde que se conocieron hasta la actualidad, exponiendo los cambios, momentos difíciles, crisis, superaciones …
  • Hay que indagar en los roles de cada uno, quién toma las decisiones, las habilidades de comunicación, de negociación, cómo solucionan los conflictos…
  • Hay que indagar en cómo se sienten afectivamente dentro de la pareja, si son compatibles, si saben satisfacer las necesidades del otro, si se sienten reprimido dentro de la pareja. 

Con la terapia lo que se pretende es: 

  • Que aprendan a aceptar y tolerar las necesidades de cada uno, el cómo quieren cada uno hacerlo, la autonomía y privacidad e individualidad dentro de la relación
  • Buscar los medios para que se den las relaciones afectivas y eliminar los impedimentos que existan.
  • Para ello debe:
    • Aprendan más cosas del otro, reconocer lo positivo en él y en el otro.
    • Que cada uno aprenda a cuidar y proteger al otro, espacios exclusivos, idear actividades que les agraden, más intimidad sexual…
    • Compartir sus sentimientos, conversaciones, hablar de sentimientos…
    • Que aprenda a perdonar, hablar de lo que les duele, intentar no ir a la contra, adquirir compromisos…

La duración de la terapia suele ser limitada en el tiempo, aunque el número de sesiones dependerá de cada pareja, del número de conflictos a tratar, etc. Puede requerirse desde unas pocas sesiones para tratar un problema puntual hasta varios meses en casos de relaciones muy deterioradas.

 

Post Tagged with,

One Response so far.

  1. Maria dice:

    Muy buena información. Desde luego, la convivencia en pareja no es sencilla, y tarde o temprano los problemas aparecen. Creo que una terapia de pareja o terapia de familia puede ser muy enriquecedor y seguro que consigue salvar la relación de más de un matrimonio en apuros. Sin duda, algo a tener en cuenta para cuando las relaciones de pareja no están en su mejor momento.
    Gracias de nuevo por el artículo y un besazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *